Mamá, papá ¿Quién es ese?

Una cosa que llama la atención cuando estás en ciudades diferentes a Huelva, e incluso cuando vas fuera de España, es la gran cantidad de monumentos en forma de estatuas que les dedican las ciudades a sus personajes ilustres. Incluso en el Reino Unido ocurre esto dentro de las iglesias.

Esto es una ventaja por varios motivos. El objetivo principal por el que se pone una estatua en un lugar público es que alguien pregunte cada cierto tiempo: ¿quién es esa persona? Es decir, es un generador de conversaciones alrededor de una persona que hizo algo extraordinario por la comunidad en la que vivió. La primera ventaja es que los guías de las ciudades tendrán más temas sobre los que hablar a nuestros visitantes, y por tanto estos tendrán más que contar a su regreso; lo que puede generar más visitas entre sus familiares y amigos. La segunda es que nuestros niños van a tener oportunidad de hablar de esas personas, y como mínimo van a aprender que literatos, científicos, artistas o cualquier otra persona que haya trabajado por los demás son un ejemplo a seguir, y por lo tanto sus cualidades son buenas. No se trata de que quieran imitarlos, que también; se trata de que comiencen a distinguir entre lo que es importante y lo que no.

La ciudad de Huelva tiene una clara falta de este tipo de homenajes. Hay un callejero, sí, pero una placa no llama tanto la atención como una estatua. Tenemos a Juan Ramón Jiménez, al omnipresente Cristobal Colón y al “Litri” pero nos faltan los Pérez Mercader, Odón Betanzos, Francisco Elías, José Nogales, Jurado Chacón (aumenten la lista ustedes mismos).

Incluso a personas que no tuvieron nada que ver con nosotros pero a las que nos gustaría homenajear. ¿Qué tal Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la Plaza Houston? ¿O García Morato y José Falcó juntos en la avenida Pablo Rada?

Alguien se preguntará quienes son, y así esta columna habrá servido para una persona más al menos se interese por ellos.

Yo, tirando para lo mío, pediría una estatua de cuerpo entero de William Alexander Mackay en el exterior de la tribuna del Nuevo Colombino. ¿Por qué no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s