La Tercera vía (Recre)

¿Está obligado el Ayuntamiento de Huelva a vender el Recre? ¿Estaba obligado el Ayuntamiento de Huelva a vender el Recre? ¿Estará obligado el Ayuntamiento de Huelva a vender el Recre?

 

El único motivo para vender el club a una sociedad o empresa que se haga con la mayoría de acciones es económico. El Recre para sobrevivir necesita dinero extra, más allá del que sea capaz de generar con su actividad. Pagos del concurso, deudas privadas posteriores al concurso, los acuerdos de pago de estas y, sobre todo, los pagos del acuerdo alcanzado con Hacienda. Este sobrepeso no es capaz de soportarlo el Ayuntamiento de Huelva sólo.

 

Lo que no se ha estudiado en profundidad es lo que podríamos llamar “la tercera vía”. El club lleva en manos municipales dos años. En ese tiempo el propietario ha conocido mejor que nadie los problemas que soportaba y soporta la entidad y su capacidad de generar ingresos; además conoce el entorno social, político y económico de la provincia de Huelva; y lo más importante, está en una posición en la que se le presupone una capacidad de liderazgo suficiente para movilizar a los sectores necesarios para hacer que se abra una tercera vía.

 

El Ayuntamiento ha tenido dos años para haberse convertido en el punto de apoyo con el que mover el mundo. El problema es que nunca hemos visto (ni el equipo de gobierno, ni nadie) la existencia de esos dos años en el activo del club con la suficiente antelación. Solo hemos sido conscientes de ese tesoro conforme este ha ido gastándose.

 

El Ayuntamiento, si hubiese visto esa cantidad de tiempo por delante, podría haber planificado y liderado una solución que le hubiese dado estabilidad al Decano. Partiendo de la base de una expropiación más que justificada; teniendo en cuenta que soportamos como ciudad el pago de la deuda contra la masa del club; conociendo el dinero extra que va a necesitar el Recre en los próximos tres años; conocidos los pagos a arrostrar; con las características de la afición recreativista, y conocida la capacidad de generar ingresos del club; con la anticipación suficiente y el liderazgo del ayuntamiento hubiese sido posible una coordinación eficiente de los poderes políticos (ayuntamiento, Diputación y Junta), los poderes económicos de la provincia y los poderes sociales para diseñar esa tercera vía.

 

La tercera vía se basa en convertir al club en un verdadero referente de Huelva. Un proyecto en el que todos los poderes anteriores, promovidos desde el Ayuntamiento de la ciudad al unísono, hablando a la vez con todos ellos, y proponiéndoles participar en el diseño del futuro del Recre, desemboque en una entidad que gestione el club con la participación reglada (bajo unas normas escritas) de todos los agentes antes enumerados, todos ellos con un compromiso previo que asegure su participación y la supervivencia del Decano, convirtiendo a este en algo más que un simple club de fútbol.

 

Una de las bases del éxito de esta tercera vía está en la participación en el diseño de la misma de TODOS los agentes. Y no hablamos de transparencia, porque nadie se queda fuera mirando; hablamos de inclusión, porque se precisa la participación activa de todos en la sala de máquinas. Y para eso se requiere una generosidad y una valentía institucional y política enorme, tanto desde el equipo de gobierno como desde los grupos de la oposición. Y puede ser que aquí es donde hubiese jugado uno de sus papeles clave la afición; en la exigencia a los políticos de esa valentía y esa generosidad.

 

Un Recre comandado por los poderes reales de la ciudad, con unos mecanismos que permitan a la afición su participación democrática y con influencia desde las gradas hacia el palco, con conocimiento y reconocimiento de los esfuerzos económicos y políticos de todos los participantes; y con mucha altura de miras.

 

El problema es que el comburente para hacer mover este motor es el tiempo para la necesaria planificación y para alcanzar ese gran “contrato social por el Decano”, y como decía antes, cuando éramos ricos en meses, días, horas y minutos no supimos verlo.

 

El proceso de venta hoy es inevitable, pero si resultase fallido, ¿podríamos pararnos unos días a pensar de qué tiempo disponemos? Puede que realmente no lo tengamos ya; puede que sí lo tengamos y vuelva a estar lejos del alcance de nuestro entendimiento; puede que lo tengamos y lo veamos. No lo sé; pero si volviésemos a tener los bolsillos llenos de tiempo deberíamos intentar esa TERCERA VÍA. Del equipo de gobierno depende. Tienen capacidad de sobra para liderarlo.

 

No es una utopía un Recre de Huelva, solo es necesario que Huelva quiera.

N. Rojas

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s