Respeto

Lo que estamos viviendo estos días es la materialización en su más alto nivel de una máxima que ha impregnado la vida Recreativo de Huelva desde hace mucho. Es la prueba última de que la ruptura entre el Decano y su gente es más grande que nunca.

Han agarrado a nuestro club y lo han girado hasta colocarlo de espaldas al aficionado de a pie. Los grandes aspectos de nuestro Decano, esos que se deciden en el puente de mando, en el que hace años que ha acampado el Establishment, se gestionan ocultándoselos a la afición; atribuyéndole a esta unas supuestas brutalidad, torpeza, falta de preparación y  maleabilidad, características derivadas de la falta de madurez de la masa. El mensaje que mandan al aficionado es: no te preocupes, dedícate a ver fútbol que esto no es cosa tuya.

Ahora lo estamos viendo con el supuesto traspaso de poderes. Una operación cuya falta de transparencia tiene en este caso tintes más viles aún. El origen de la falta de transparencia está, siempre, en una falta de confianza en los aficionados; y esta falta de confianza emana de la supuesta inmadurez que nos atribuyen a la colectividad. En estos días, y con la afición del Decano, no ser transparentes es un insulto. Es la afición, la gente, la colectividad, la que decidió plantar batalla al propietario del Recre; pero de verdad, en una batalla que no es de juguete ni de papel. Una batalla en la que se corre el riesgo de tener “bajas” en tus filas; en la que los aficionados se la juegan, en la que toman decisiones arriesgadas en vista de la necesidad urgente que tiene nuestro club. El aficionado del Recre (ciudadano de Huelva) ha demostrado una serie de cualidades -siempre estuvieron ahí- que le hacen merecedor de un mayor respeto y de una mayor confianza (sobre todo por sus representantes). Valor, inteligencia, nobleza, y confianza en la justicia. La afición ha sido la clave para expulsar de Huelva a la persona que estaba acabando con nuestro club, mientras otros esperaban a pasearse por el campo de batalla una vez terminadas las hostilidades. Se ha enfrentado a un enemigo duro, pero no respetable –ni en la batalla lo ha sabido, o lo esta sabiendo ser-, al que por fin ha desbancado. Era tan fácil (y difícil a la vez) como llevar el enfrentamiento al terreno de la justicia, sacando al Recre del terreno de las conspiraciones palaciegas, los susurros de pasillo, la oscuridad y la estrategia barata. La afición se ha metido en el barro, ha agarrado al Decano, y lo ha arrastrado hasta la luz del palacio de justicia.

Y ahora no pedimos gran cosa. Solo pedimos saber qué está pasando con un club que nos pertenece, diga lo que diga la ley de sociedades de capital. Y lo exigimos ya. Exigimos la misma celeridad ahora en informarnos que la que se tuvo con otros comunicados que se redactaron por unos y otros con la intención de influir sobre nosotros; redactados por esos que ahora vuelven a los susurros y a la oscuridad. No somos maleables, no nos engaña ya nadie. Lo hemos demostrado. Somos exigentes, sabemos por donde nos movemos, hemos demostrado inteligencia y madurez colectiva; y lo más importante, hemos demostrado a todos que en realidad, el Recre es nuestro, de toda la afición, y por eso, tenemos más poder del que se nos supone por la cantidad de acciones que ostentamos.

Asistimos enojados a la última de las vejaciones que le podrán hacer los gestores expulsados a nuestro club. Después de haberlo dejado en la indigencia económica gracias a su estúpida, torpe y presuntamente ilegal gestión, ahora, con la connivencia de los que llegan, se dedican a quitarle a un Recre desahuciado lo único que le queda, el tiempo. No son conscientes de lo que nos duele cada día que pasa sin saber.

A todos aquellos que están “manejando” el traspaso de poderes en nuestro club; respétennos. Ese es el primer paso que deben dar. Sabemos que aún andan en ese juego infame algunos de los anteriores, pero que sepan todos (los que llegan, los que se van, y los que creen representarnos) que los primeros pasos (esos que ya se están dando) o se dan con la afición al 100%, o después costará recuperarla. Si uno no está completamente ciego se dará cuenta que al comprar al Recre solo está comprando dos cosas, una deuda titánica, y algo tan difícil de tasar, y tan voluble, como el sentimiento de la afición. Es el único activo que van a tener, si quieren dilapidarlo sigan insultándonos con su falta de transparencia. Es el camino más corto para el fracaso. El Recre somos nosotros.

“Aquellos que ofrecen sangre, sudor y lágrimas siempre obtienen más de su gente que aquellos que ofrecen seguridad y diversión. Llegado el momento adecuado, los seres humanos tienden a ser heroicos”.-

Orwell

Foto de Manu Lopez en Albiazules.esEnvioGuardian01

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s