Un joven de 126 años

No es el abuelo. O al menos no es el anciano que imaginamos cuando escuchamos la palabra “abuelo”. Tras años de personificación de nuestro Decano como el más viejo del lugar, hemos cometido el error de atribuirle al club una evolución temporal similar a la de los seres vivos, pero erramos. El tiempo no envejece a los clubes. Estos evolucionan en función de la sociedad de la que sacan su alimento principal: su gente. Esa sociedad está en continua regeneración. Los aficionados, simples mortales, vamos desapareciendo, pero no sin antes dejar en herencia nuestro modo de relacionarnos con nuestro Recre a los que nos relevan; esos a los que les va a tocar decidir cómo será el club dándole su toque -nuevo. bueno o malo o regular, pero diferente y nuevo-. La continuidad está en nosotros, en esa transmisión. Y ese modo de pasar el tiempo no afecta a nuestro club como si de una persona se tratase. Cambiemos la metáfora.

No veamos al Recre como a un anciano (ahora moribundo) al que le cuesta continuar, olvidemos esa comparación, porque no es acertada. El Recre es un joven al que han estafado, robado,  golpeado y han abandonado en la calle. No solo eso, han cortado los accesos a ambulancias al lugar en el que agoniza, han chantajeado a sus amigos, amenazando con seguir golpeándolo si se acercaban a él, e incluso les han pedido dinero si quieren, no ya llevarlo al hospital, sino simplemente que les dejen atenderlo.

Hay que llamar a las autoridades. ¿Pueden tardar demasiado y al joven Recre puede morir a causa de las heridas? SI. ¿Al llegar puede haber un tiroteo y una bala perdida podría alcanzarle? SI. ¿Nos pueden decir que el joven es propiedad de su maltratador y que no tenemos razón? SI.

¿Son esos posibles desenlaces suficientes como para no llamar a las autoridades? Esa respuesta la tiene que dar cada uno de nosotros. En conciencia. No puedo pedirte a ti que lees esto que destierres el miedo de la ecuación, primero porque yo lo siento también. Esta situación es muy desagradable. El Trust ya ha decidido, democráticamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s