La hora de las Peñas

  
Ha llegado la hora. Desde el boom de los años dorados hasta ahora han ido adentrándose en una preocupante decadencia; cada año son menos y poco activas salvo contadas excepciones. ahora, en una situación diametralmente opuesta a aquel renacer, tienen una oportunidad de volver a hacerse sentir. Llevan mucho tiempo en la sombra pero los hechos las obligan. Ellos crearon sus mecanismos de cooperación y sinergias hace mucho, pero ahora estos están desactivados; las razones no vienen al caso. Lo único cierto es que ha llegado la hora de las peñas, la actualidad las obliga. Su Federación de Peñas, a base de mantenerse en un silencio cómplice parece una organización lejana que no les representa; a años luz del peñista de a pie, el de infantería, se ha convertido en un elemento de control al servicio del consejo de administración del club. Cuando el vínculo entre el socio de una Peña y la federación de peñas se ha roto es cuando llega la hora de recuperar el control. La Federación de Peñas pertenece a las Peñas, y las Peñas pertenecen a sus socios; el axioma es cristalino. Podría parecer que el camino a recorrer para que la gente de las peñas recuperen a su federación es complejo, pero nada más lejos de la realidad. Cualquier socio de cualquier peña puede conseguirlo, cualquier directivo de dentro puede hacerlo. Las dimisiones de tres de ellos evidencian inconformismo. Recordemos que la democracia subsiste entre estos grupos de recreativistas comprometidos; a pesar de estar enterrada bajo años de comodidad del socio, la democracia es la que manda en las Peñas y por tanto en su federación. Hay que recuperar el mando de la situación; hay que darle vida a una entidad tan importante; y la chispa para que eso se inicie puede ponerla un solo socio de la peña más pequeña de todas. O por el contrario, podría iniciarla la directiva de una de las grandes peñas, o varias de estas directivas. No permitan las peñas que nadie desde fuera les convoque, háganlo de motu propio; reunanse y usen la democracia que se dieron a ustedes mismos para recuperar la entidad que debe coordinarlas y representarlas. No importa quien haga el llamamiento, solo imprta que salga desde ellas mismas. Es necesario que las directivas escuchen a sus peñistas, y que entre ellas se reunan, todas a una, con un objetivo claro. Recuperar la Federación de Peñas y desde esta, unidas de nuevo a la afición que las echa de menos, luchen por rescatar a nuestro viejo club de la muerte. Son recreativistas activos, lo demostraron en el pasado; estoy seguro de que siguen siéndolo. Hagan honor a su posición y a su activismo. La afición les espera, les quiere ver a su lado. Ha llegado la hora de volver a ser Peñas Recreativistas. Salvemos al Recre.

A este lado del frente se les echa de menos y se les necesita.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s