La tribu y la zona de confort. Recre

La tribu y la zona de confort

 

La tribu nos exige. Forma parte de su ser. Es la metafísica del grupo. Sin eso no sería. Esa exigencia y el sentimiento de pertenencia no vienen desde fuera de nosotros. En realidad la tribu nace en nuestro interior, es un producto individual y cada uno la ve de un modo diferente. Por eso mismo, el hecho de que nos parezca atractiva, detestable, indiferente o en cualquier punto en el interior de este triángulo, depende solo de nosotros mismos.

La exigencia que proviene del sentimiento de pertenencia es la fuerza motriz que nos invita a acercarnos al vértice  atractivo del triángulo. Si esa fuerza motriz no existe, no existe el grupo en nuestro interior. Ahí es donde reside cualquier proyecto humano común.

La tribu existe si y solo si existe esa exigencia, y esa exigencia emana de nosotros mismos. Si no somos capaces de detectar este silogismo en los mecanismos que se activan en nuestro cerebro a la hora de hablar del Recre es que el Recre no existe. No está en tu interior. Puede que haya un hueco para él o no, pero no está y por lo tanto no existe.

Si por el contrario encontramos esas relaciones invisibles en nuestro día a día, entonces podremos decir sin lugar a dudas que el Recre es una realidad. Existe y está tan vivo como yo mismo en el momento en que escribo esto.

El Recre existe porque nos exige; pero esa exigencia no viene desde el exterior, es algo que nosotros generamos, todos los que hemos llegado a la conclusión de que los silogismos albiazules están ahí. Nos exigimos a nosotros mismos. Si esa exigencia no la transformamos en acción; si esa fuerza motriz que pretende que tiremos hacia el vértice atractivo del triángulo no se traduce en que salgamos de nuestra zona de confort, el Club existirá, pero en una dimensión distinta de la nuestra. El nuestro no sería más que un cascarón sin vida. Está ahí, es una realidad, pero lo hemos abandonado, y como cualquier idea que no se alimenta de acción, no es más que una carga liviana que no nos importa llevar.

Es importante reflexionar sobre cómo vivimos la Tribu, y no dejar que la exigencia interior se convierta en una carga. Solo la acción la elimina. Que vivamos el Decano de un modo diferente, fuera de la zona de confort, es lo que el club necesita para hacerse fuerte.

Seamos honestos con nosotros mismos en todos los aspectos de nuestra vida. Este pequeño e insignificante para muchos llamado Recre necesita que así lo hagamos. Determina si existe, si la respuesta es sí, echa mano de nuevo de la honestidad y determina qué has de hacer para salir de tu zona de confort. Yo me decidí por el Trust. ¿y tú?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s