Los de siempre. #Recre

Tras años de recreativismo activo son muchas las conclusiones a las que he llegado sobre cómo funciona este negocio. Si, así es; desgraciadamente, ahora mismo, esa es la palabra que describe esto, NEGOCIO.

Pasan los años, las décadas, y las voces no se han renovado. Si lo analizamos nos encontramos con un Recreativo de Huelva (institución y todo lo que le rodea) que ha quedado anticuado, pagado de sí mismo, pero totalmente fuera de lugar. Los tiempos han cambiado, y el club y sus circunstancias no se han adaptado a ellos. La afición, como en un bucle maldito, continua inmersa en la vorágine de los dimes y diretes de los de siempre. Aunque algunas caras han cambiado, son los mismos, porque sus herramientas son las mismas y porque sus fines son idénticos.

La afición vive, como los israelitas, desde hace décadas esperando a un mesías cargado de dinero que les saque las castañas del fuego. Como los adeptos a una religión siguen a pies juntillas unas escrituras y profecías, que los de siempre, apóstoles del inmovilismo (quizás inconscientes) se encargan recordarnos con sus altavoces, que nos piden que agachemos la vista y “leamos” para que no levantemos la cabeza y miremos a nuestro alrededor.

El recreativismo está dormido porque a los que se encuentran en el pico del monte no les interesa que despierte y decida subir hasta allí. Allí es donde se encuentra el Club, y allí es donde unos, otros y los de más allá lo cimbrean y mueven según sus intereses esperando a que caigan al suelo las nueces para después recogerlas.

El Trust viene a decirle al recreativismo que el verdadero Mesías somos todos los que sentimos al Decano. Que llevan décadas esperando a alguien y ese alguien es cada uno de nosotros. Que es falso que el movimiento asambleario vaya a ser un caos (excusas), que es imposible controlar al Trust, pero que la falta de control no es sinónimo de caos, sino de todo lo contrario, es sinónimo de organización y de VERDAD. Por fin se va a escuchar lo que los Recreativistas quieren decir sobre su club (perdón SAD) y eso no le gusta a los de siempre. A los que se han apropiado, de un modo u otro, de la voz de la afición. Puedo intuir qué es lo que piensa la mayoría de la masa social del Recre sobre la situación actual, pero solo sé a ciencia cierta lo que pienso yo. Dejen de hablar en mi nombre o en nombre de todos y cada uno de los aficionados. Somos personas, con ideas complejas, que desde los altavoces de siempre simplifican para poder enviar un mensaje homogéneo diseñado para según qué intereses. El trust no es adepto a nada ni a nadie, solo al Recreativo de Huelva, y lo va a demostrar andando. Aún no está funcionando y ya hay quien se dedica a lanzar piedras a los cristales. Pero estos no están puestos. Esperen a que esté funcionando y verán que sus piedras no le hacen daño. ¿Saben por qué? Porque las lanzan desde otros tiempos, antiguos y caducos, y no en el tiempo actual, el tiempo de la AFICIÓN, el tiempo del verdadero RECRE; no del que ustedes quieren, sino el de TODOS.

Narciso Rojas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s