El camino más complejo

De todos los caminos que cualquier cosa en nuestro planeta pueda recorrer no hay ninguno tan complicado como el de las ideas. De una cabeza a otra, de un cerebro a otro, de un sentimiento a otro. Cuando alguien trata de moverse en el espacio puede encontrar obstáculos en el camino de tamaña dificultad que acaben por impedirle llegar a su destino. El objetivo final no se alcanza y casi todo queda como estaba. El intento no ha cambiado nada. Móviles físicos como los que aparecían en los problemas de mecánica clásica del instituto. Mas o menos difícil, pero al final si o no.

En el caso de las ideas la cosa cambia. Los escollos no impiden por lo general que la idea alcance su destino, el problema es que son tan peligrosos estos que su resultado es mucho más dañino si no se saben sortear. Se preguntará el que lee esto ¿Qué puede ser peor que no llegar a tu destino? Pues llegar transformado. Una idea que no llega al receptor como salió del emisor es una bomba de relojería. No hablo de las que llegan bien y después el receptor las moldea a sabiendas de que las entendió como originalmente se confeccionaron. Hablo de aquellas que llegan al receptor totalmente modificadas, moldeadas con las fresas que cada uno de esos obstáculos que ha encontrado en su camino ha aplicado sobre ellas. Una metamorfosis oculta a las personas que se comunican y que hace que la idea se pueda volver en contra de ambos (que no les de la luz del sol, que no las toque el agua y que no coman después de la media noche). Para evitar estos obstáculos están los profesionales de la comunicación. Sobre todo cuando hay que llegar a muchas personas. Y sobre todo está la comprobación. Devuélvanle la idea al que se la envió a ver si la reconoce. Si no es así, detecten el obstáculo que la ha metamorfoseado y elimínenlo. Si no corren el riesgo de que digan que usted dijo algo que nunca dijo ni se le ocurriría decir, ni tan siquiera pensar. Una idea modificada es un arma mortífera. Hace un daño irreparable y hasta el mejor de los cirujanos dejará cicatrices al finalizar su operación de extirpación.
Comunicar las ideas es importante, pero hay que hacerlo muy bien.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s