Cuento de dos mundos

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y, también, de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación”. Así comienza Charles Dickens su obra “Tale of two cities”. La frase, en la que el de Portsmouth describe dos ciudades como Londres y París, podría ajustarse como un guante al momento que vive el mundo del deporte en general y el del Rugby en particular. Vivimos tiempos oscuros dentro de una edad dorada del conocimiento. Cuando el joven Wilkinson siguió la estela de los mesías del profesionalismo, despreció, quizás por egoísmo, quizás por no conocerlos, décadas de sufrimiento del hermano gemelo de las reglas de la Asociación. El Rugby se autocondenó a morir de éxito, como le ocurrió a los de la Freemasons Tavern. Mucho más tarde, mucho más lento, pero el camino estaba marcado. La profesionalización del deporte no es ni el huevo ni la gallina, es el granjero, tan grande que no lo vemos. No fue una exigencia de los seguidores de los clubes (no digan que alguien es de un club solo porque lo diga; la mayoría de los que me rodean no saben lo que realmente se siente; los recreativistas me entienden), convertidos en el Rugby en simples clientes. Consumidores de un producto. No fue una exigencia de los jugadores, indistinguibles de los socios al principio, sufridores como el resto de los miembros del club. Es el mercado, parapetado tras el sentimiento, el que vertió la ponzoña en el oído de tesoreros y presidentes, y convirtió la cuenta de resultados y los dividendos en el trofeo más importante. En el mundo donde el Rugby triunfa y se ha profesionalizado también se ven padres histéricos junto a la banda donde juegan pequeños benjamines asustados. No es el deporte, es para qué lo usas. El inicio de Dickens habla de dos ciudades, pero imaginen que habla de dos formas de ver el deporte. Dos mundos distintos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s