Mujeres

Image

La primera semana de estos Juegos Olímpicos de Londres ha sido una metáfora perfecta de lo que es el presente y el futuro de nuestro país. Quizás me tachen de exagerado, pero es lo que me ha pasado por la cabeza cuando he visto a las dos primeras medallistas españolas saliendo del agua celebrando unos triunfos que no son otros que los de el esfuerzo, la constancia y el amor hacia lo que hacen. No me atrevo a hablar de “nuestras chicas” ni de las medallas que “hemos conseguido”. Estos resultados son fruto del trabajo de un equipo de personas y de las protagonistas, solo de ellos y ellas. Es muy bonito verlas con sus jóvenes sonrisas recoger sus premios en el precioso verano británico, en esos bonitos escenarios realizados por los mejores arquitectos, y cuidados en su decoración hasta el más mínimo detalle para resaltar a ojos del espectador la belleza del deporte. Pero lo que debemos ver en sus caras son las “marcas” de los crudos días de invierno entrenando horas y horas, compitiendo en piscinas de diputaciones provinciales con antiguos vestuarios, o en ríos junto a otros compañeros con solo sus familias como espectadores. Esa es una de las caras de la metáfora, eso es lo que debemos observar detrás de sus sonrisas. No me gusta lo de contar medallas. Amontonarlas en un número es desprestigiar todos esos años de trabajo que cuesta cada una por separado.

La otra cara es que son mujeres. Llevo años viendo las universidades cada vez más pobladas de mujeres. No se cómo será en otros países, pero si sé que aquí en España, mis compañeras de generación, y las anteriores y las posteriores, por lo general, nos dan diez mil vueltas en responsabilidad, sacrificio, saber estar e inteligencia. Ahora que poco a poco han ido sacudiéndose unos complejos y otras losas externas a ellas que las mantuvieron inmovilizadas durante generaciones están donde deben. Van llegando a los sitios donde se hacen necesarias las cualidades que un buen profesional, sea del sexo que sea, puede aportar a los pequeños o grandes proyectos cuya suma conforman la realidad de nuestro país. No son un grupo que poco a poco se va haciendo con el mando. Son personas individuales, cada una por su lado, que por fin se encuentran en igualdad de condiciones para competir y hacer valer su formación o su saber hacer. No es casualidad que los primeros triunfos de deportistas de España lo hayan conseguido mujeres. Vendrán más. Sean mujeres u hombres, cuando los vean sonreír en el podio miren lo que hay en sus caras, vean los inviernos y las instalaciones precarias, y si son mujeres, reconocerán en sus gestos algo que ya han visto antes, ¿Sabe dónde?, mire a la mujer que tenga al lado, a su compañera de trabajo, a su esposa, a su novia, a su hermana, a la que se cruza por la calle con la vista perdida absorta en sus pensamientos. Hay de todo en la vida, pero en la mayoría de ellas verá también el duro invierno.

Narciso Rojas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s