La extraña postura de esa estatua

Es curioso que, siendo el fútbol el deporte más mediático, del que más imágenes existen, en movimiento o en instantáneas, y por lo tanto el más fácil de estudiar en cuanto a biomotricidad, tengamos en Huelva la magnífica idea de hacerle un homenaje a este maravilloso deporte y nos encontremos con la estatua que da la bienvenida a la entrada en la ciudad por la avenida de Andalucía.

Todo aquel que ha jugado al fútbol, aunque solo haya sido en la plazoleta o en un descampado en la infancia y con los amigos, sabe que si se intenta patear el balón como lo hace el señor de la estatua de la avenida, sin levantar el brazo contrario a la pierna de golpeo, o sin apoyar el pié justo al lado del balón, lo más probable es que vaya al suelo tras trastabillarse con la pierna de apoyo sin ni si quiera llegar a tocar el cuero, provocando las risas de rivales y compañeros.

Lo que más me llama la atención de este tipo de cosas es la cantidad de filtros por los que se supone que ha de pasar un proyecto de esta envergadura, y con un presupuesto que supongo no sería despreciable. El primer filtro es el del propio Artista. Sin duda un gran escultor, pero que parece que no se documentó lo suficiente. Supongo que antes se hará una maqueta o algo por el estilo, a tamaño reducido. Hay más filtros que se saltó el jugador de la avenida y es que después estarán los responsables de la concejalía que debían de dar su visto bueno antes de encargar que se hiciese la obra al tamaño real. De hecho en el Nuevo Colombino hay una réplica a escala 1:1 de la definitiva. ¿Nadie vio lo extraño, por no decir inverosímil, de la postura? Al final nos tenemos que conformar con lo que nos llegó. A los ciudadanos mejor ni nos preguntan.

Si damos un paseo por los lugares del mundo en los que se han erigido esculturas a este deporte y sus héroes se puede decir que en Huelva se ha perdido una gran oportunidad de hacer una alegoría al fútbol. Aún nos queda la plataforma exterior del Nuevo Colombino para llevar a cabo, cuando podamos, una estatua en honor de los pioneros del fútbol en España, o de todos y cada uno de los jugadores del Decano o de los que han sido leyenda. Para entonces miremos lo que hay. La Santísima Trinidad y Sir Matt Busby en Old Trafford, el homenaje a Bill Shankly junto a Anfield Road, Bobby Moore en Wembley o la de Eusebio ante el estadio Daluz. Este si que le va a dar bien al balón. Como le daba el de verdad. Todos ellos fueron de verdad. No una alegoría.

A parte, ¿Por qué está desnudo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco, Fútbol. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s