El trofeo colombino y lo emocional.

Hace poco nos enteramos de que los derechos de organización del Trofeo Colombino habían sido “cedidos” a una sociedad llamada BlackSwan (relacionada con temas de póker online, creo) a cambio de una cantidad de dinero que esta le prestó al Recreativo para poder saldar sus deudas con AFE al final de la pasada temporada.

 

El Trofeo no sería responsabilidad del club, que recibiría un porcentaje de los beneficios (o de los ingresos) del mismo.

 

Pero el Colombino, usualmente disputado en el mes de agosto, no aparecía por ningún lado. Pasó el verano y ni estaba ni se le esperaba.

 

Llegó la liga, y con ella el fútbol cotidiano, el de los tres puntos, el de la ciclotimia semanal, el agónico. Y claro, nos olvidamos un poco del Trofeo. Casi había perdido sentido, a pesar de que nos dolía que no se hubiese disputado.

 

Hoy llega la noticia de que el trofeo se jugará el miércoles 14 noviembre ante el Sevilla FC, y no es el club el que lo haya anunciado por sus medios (perfiles oficiales de redes sociales).

 

La fecha. Un Trofeo Colombino en noviembre es raro, un día laboral, entre semana es poco atractivo (¿quién pagará el gasto de electricidad ese día?).

 

El rival. Pues mire usted, me parece perfecto que venga el Sevilla FC; me parece respetable que cada cual quiera ir a ver el partido. Pero voy a darles mi opinión. No me apetece ver en mi estadio como estrella invitada a un club que lleva años, con la colaboración de “historiadores” a su servicio (aunque no los reconozca oficialmente), tratando de dinamitar lo único que tenemos. Un club que ha aprovechado un cuento inventado para autoproclamarse de manera oficial “primer club de España dedicado exclusivamente al fútbol”, que ha ido a la RFEF, a la UEFA y hasta a federaciones de futbol extranjeras a vender un decanato que saben que podrán aprovechar económicamente. “Since 1890” se puede leer en su estadio.

 

Conozco a muchos sevillistas; muchos muy amigos míos. Y les diré una cosa, mucho cariño y muy simpáticos les caemos, pero que no os quepa duda, si al final rascan algo para ellos, pues perfecto, porque para ellos su Sevilla es lo más grande y tal… y para de contar. No nos equivoquemos.

 

El Recre no necesita este Trofeo Colombino para sobrevivir, entre otras cosas porque no le va a reportar beneficios (esperemos que no nos cueste el dinero si las cuentas de la lechera de los latinos salen mal), pero ya se oye el rumor de “qué buenos son que vienen gratis a salvarnos”.

 

Lo primero es respetarse uno mismo. Y para eso, a veces hay que poner pie en pared. Conmigo que no cuenten para este trofeo Colombino. Son muchos los desprecios que el Sevilla y una parte de su afición han hecho al Decano como para ahora aplaudirles el 14 de noviembre cuando salten al templo (porque si se va es para aplaudirles, que la clase es lo primero).

Este trofeo que no es del Recre y que tiene a esta estrella invitada no me interesa.

Eso sí. Cada respeto lo que quieran hacer el resto de aficionados. Es más, hablando de algo tan emocional es probable que esté equivocado.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La nueva inquisición y la superficie de las cosas. (Un alegato por la igualdad)

 

Nos perdemos en las formas. Perdemos demasiado tiempo por culpa de los que se quedan en la superficie. Ahí, en la superfice, flotando como todas las cosas con poco peso específico es donde residen temas como el “lenguaje inclusivo”, los llamados “micromachismos”, lo políticamente correcto. Una superficie donde un renovado y deteriorado feminismo (si lo comparamos con otro más pragmático que conocimos cuando el muro a derruir era mayor) se pierde mientras deja sin asistir a la sala de máquinas, la parte profunda de nuestra sociedad.

Somos torpes. Cometemos errores continuamente. Y eso, hoy en día se paga más caro que nunca.

Pero tenemos las ideas claras y sabemos dónde está el fondo de las cosas, la verdadera sala de máquinas. Esa donde realmente hace calor, donde te quemas y es difícil aguantar.

Solo que no nos arriesgamos a entrar. Porque podemos cometer el micro-error, adquirido por lecturas clásicas, de decir “el hombre” en lugar de “la humanidad”; o podemos cometer la torpeza de dirigirnos a una mujer con la misma condescendencia estúpida con la que nos dirigiríamos a un varón cuando nos creemos en posesión de la razón (siendo más penado el primer error que el segundo, ambos errores); o podemos llamar “ingeniero” o “arquitecto” a una mujer que prefiere los términos femeninos.

Todos son errores, seguro. Pero las penas que se imponen por cometerlos son tan desmedidas que al final pocos se atreven a entrar en este terreno pantanoso. Cuando desearían hacerlo porque son conscientes de lo que está ocurriendo en la sala de máquinas.

Lo que está ocurriendo es que mientras las feministas light de nuevo cuño se pierden en las formas, las feministas de antaño observan como los adolescentes usan arrobas en lugar de la “a” o de la “o” para ser inclusivos en el lenguaje, y al mismo tiempo sus relaciones afectivas y de amistad son más machistas que nunca. Y lo peor de todo es que es así por parte de ellas y por parte de ellos. Si tienen hijos adolescentes hagan de espías por un día, se lo recomiendo. Obsérvenlos, pero háganlo con las gafas de padres quitadas. Que ellos no sepan que les observan. Solo si tienen mucha suerte no se echará las manos a la cabeza. Porque los celos son sinónimo de amor; las chicas admiten que se dirijan a ellas en unos términos que de micro no tienen nada, pero de machistas sí. Eso sí, con muchas @ y muchos les, lis, lus.

Si queremos que esto no se vaya a la mierda (y cuando digo esto hablo de los avances que consiguieron las mujeres que ahora tienen 40 ó 50 años) ha llegado la hora de perderle el miedo a la Inquisición pseudofeminista de sofá que pulula por las redes sociales e ir, otra vez, a la sala de máquinas. A hablar claro en esas redes sociales, en los medios de comunicación y, sobre todo, en los colegios e institutos y en casa. Aunque no seas capaz de decir “les niñes” o te resulte agotador decir “los niños, las niñas y los que no son ni uno ni otro pero tienen los mismos derechos”, aunque se te escape un plural masculino, aunque se te escape la palabra “hombre” en lugar de “persona” o “varón”, aunque uses la frase “mi mujer” para referirte a “tu pareja”, a pesar de todo eso, no deberías tener miedo a defender la igualdad entre mujeres y hombres, seas del sexo que seas; porque si no lo hacemos acabaremos viendo cómo las mujeres vuelven a donde estaban hace décadas, eso si, muy incluidas en el castellano.

En vuestras manos está. Que no os amedrenten “les feministes de sofé con sus móviles”.

Narciso Rojas.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mamá, papá ¿Quién es ese?

Una cosa que llama la atención cuando estás en ciudades diferentes a Huelva, e incluso cuando vas fuera de España, es la gran cantidad de monumentos en forma de estatuas que les dedican las ciudades a sus personajes ilustres. Incluso en el Reino Unido ocurre esto dentro de las iglesias.

Esto es una ventaja por varios motivos. El objetivo principal por el que se pone una estatua en un lugar público es que alguien pregunte cada cierto tiempo: ¿quién es esa persona? Es decir, es un generador de conversaciones alrededor de una persona que hizo algo extraordinario por la comunidad en la que vivió. La primera ventaja es que los guías de las ciudades tendrán más temas sobre los que hablar a nuestros visitantes, y por tanto estos tendrán más que contar a su regreso; lo que puede generar más visitas entre sus familiares y amigos. La segunda es que nuestros niños van a tener oportunidad de hablar de esas personas, y como mínimo van a aprender que literatos, científicos, artistas o cualquier otra persona que haya trabajado por los demás son un ejemplo a seguir, y por lo tanto sus cualidades son buenas. No se trata de que quieran imitarlos, que también; se trata de que comiencen a distinguir entre lo que es importante y lo que no.

La ciudad de Huelva tiene una clara falta de este tipo de homenajes. Hay un callejero, sí, pero una placa no llama tanto la atención como una estatua. Tenemos a Juan Ramón Jiménez, al omnipresente Cristobal Colón y al “Litri” pero nos faltan los Pérez Mercader, Odón Betanzos, Francisco Elías, José Nogales, Jurado Chacón (aumenten la lista ustedes mismos).

Incluso a personas que no tuvieron nada que ver con nosotros pero a las que nos gustaría homenajear. ¿Qué tal Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la Plaza Houston? ¿O García Morato y José Falcó juntos en la avenida Pablo Rada?

Alguien se preguntará quienes son, y así esta columna habrá servido para una persona más al menos se interese por ellos.

Yo, tirando para lo mío, pediría una estatua de cuerpo entero de William Alexander Mackay en el exterior de la tribuna del Nuevo Colombino. ¿Por qué no?

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Un futuro para el Recre

El Decano es un patrimonio de los onubenses, y como tal debemos gestionarlo. El anuncio de la resolución de dejar el tercer intento de venta de las acciones del Recre desierto es, bajo mi punto de vista y en primera instancia, una buena noticia.

Lo es porque nos da la oportunidad y el tiempo necesarios para diseñar y llevar a cabo un plan estratégico a corto, medio y largo plazo que resuelva lo urgente y al mismo tiempo nos dote de estabilidad.

El Recre necesita procedimientos por escrito que sirvan para clarificar el papel de todos los actores que forman parte de su estructura. El Ayuntamiento debe comenzar a adquirir todas las responsabilidades de un propietario que lo va a ser durante años; el consejo de administración debe recuperar el mando en plaza; Eurosamop debe trabajar como una subcontrata e informar al Consejo de todos sus movimientos y del resultado de su trabajo; y la afición debe continuar exigiendo.

El Ayuntamiento va a poder contar con nosotros los aficionados desde el momento en que su intención sea dotar a este Bien de interés cultural de una estructura sólida, de procedimientos y de los recursos económicos que precisa para su supervivencia y desarrollo.

El Decano va a necesitar dinero a corto plazo, y en lo poco que podamos ayudaremos a conseguirlo. Ahí estaremos, si se trata de un plan consensuado que, con el liderazgo de ayuntamiento, proponga unos pasos claros a seguir para tratar de obtener esos recursos económicos a cortísimo plazo.

El Decano va a necesitar unas estructuras de gestión y deportiva sólidas, que se interrelacionen de manera natural, que una sea contrapeso de la otra, y que con trabajo en equipo puedan llegar a funcionar de un modo acompasado beneficiando así a la entidad. Si este es el objetivo ahí estaremos ayudando a conseguirlo durante todo el camino.

El Decano debe volver a manos de la afición. Ese debe ser el horizonte, porque tras 5 años de aprendizaje hemos aprendido que los inversores no existen, somos nosotros. El camino debe comenzar a andarse ya, con la entrega, por fin, de los derechos que se ganaron los que participaron en la campaña de salvación “Líberos del Decano”; con la creación de órganos de colaboración entre los aficionados y la sala de máquinas del club (SLO). Las propuestas están ahí desde hace más de dos años. Están diseñadas especialmente para este escenario que ahora vamos a vivir. Una afición participativa dotará al club de una potencia que el consejo de administración deberá transformar en recursos económicos.

En resumen: Para resolver los pagos urgentes, para dotar al club de un plan estratégico a largo plazo y ejecutarlo, y para hacer participar a la afición de verdad en el día a día del Recre, el Ayuntamiento podrá, bajo mi punto de vista,  contar con el Trust. Vamos a caminar hacia un Recre de todos.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Maldición del Decano.

Desde mi humilde punto de vista hay un denominador común a todos los grupos de personas o personas que se han acercado a Huelva con la intención de comprar la mayoría accionarial del Recre: un profundo desconocimiento de la realidad financiera e institucional de la entidad. Esta es de una complejidad enorme, pero los que pretenden o han pretendido hacerse cargo de ella no la perciben como tal, sino que achacan las dificultades del club para remontar el vuelo a la falta de pericia de los que lo han gestionado hasta ahora. Después de que el Trust haya estado más de 20 meses representado en el consejo de administración del club (hecho histórico al que el tiempo pondrá en su lugar) de la mano de Roberto Sánchez somos conocedores de primera mano de las dificultades para sacar adelante al decano. Estas dificultades hacen que el Recre no sea una empresa-club al uso. Su gestión es desesperante. La habilidad y pericia negociadora; el conocimiento del mercado y las ideas innovadoras se dan de bruces, día tras día, con una realidad terca y destructiva. Una realidad que agota al gestor-propietario y que no permite a la sociedad anónima remontar el vuelo. Círculos viciosos concatenados y concéntricos. Falta de liquidez que provoca pequeños embargos que provocan impagos que provocan embargos que provocan falta de liquidez… y así hasta el infinito, y resonando con esto el reflejo de esa falta de liquidez y consecuentes impagos en el rendimiento del primer equipo.

Ante esta situación solo cabe una solución. Invertir de verdad en el Recre. Hacer una ampliación de capital con fondos del propietario que dote de liquidez al club con la única base de una confianza real en sus posibilidades una vez salga del lodazal. De esta manera el propietario deposita toda su confianza en la institución, arriesgando de verdad su dinero porque le ve el potencial a la unión del Recre y su capacidad de gestión.

Si no se hace eso, los que lleguen se darán de bruces con la brutal realidad del Recre, y si no tienen liquide inmediata comenzarán a hacer “estupideces” para sacar las castañas del fuego -eso lo hemos vivido ya-. Esas estupideces, por lo general, viven en la frontera de los delitos societarios… volveremos a oír el “Queremos pagar pero Hacienda no nos deja”; o a señalar a profesionales que solo quieren cobrar el sueldo por su trabajo. Decir que al Recre le falta gestión es un error. Al Recre le falta dinero, y mucho; y una vez lo tenga hablamos de gestión.

Este consejo de administración ha traído al Recre a pulmón, sin hacer estupideces, hasta aquí. Y eso, visto lo visto, sí que es heroico.

Es la maldición del Decano: No hay mala intención en nadie que se acerque a comprar el Recre… pero el club los obligará a pasarse al lado oscuro si no traen dinero, pero dinero de verdad. Y eso, al final de la película, se traduce en problemas graves para la entidad, para el que compró sin dinero y para los aficionados.

En resumen, el problema no es que en Huelva no sepamos sacar esto adelante; el problema es que aún no hemos sido capaces de encontrar dinero de verdad, como les pasa a todos los que vienen. Solo la excepción de Líberos del Decano, insuficiente para hacerse con el club, se salva de la quema.

Narciso Rojas

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Capitanes Intrépidos #NuñezSeQueda

¿Pueden los hechos y las cosas concebirse fuera de la estructura proposicional del lenguaje? ¿Hay mecanismos para contradecir, corregir, oponerse a las ideas o a las cosas más allá del sistema de enunciados que le dan forma?

 

No todo en la vida es fácil de arrancar de las garras de la dialéctica, del corsé del lenguaje, de la interpretación subjetiva –incluso plurisubjetiva- pero a veces nos encontramos con ideas tan objetivas que transcienden de las experiencias individuales y nos convierten a todos en contingentes.

 

En el mundo del fútbol son muy pocas las certezas y las realidades que existen con independencia de nuestras descripciones, pensamientos y opiniones. Entidades, estas tan escasas, independientes de todo y de todos, con una vida propia y objetiva.

 

El fútbol es un mundo dado a la mitología; de hecho el fútbol necesita de la mitología para sobrevivir; y en el caso de nuestro club, el Recre, esta mitología no solo se compone de leyendas de la antigüedad. Los aficionados actuales nos sentimos como habitantes de la Grecia clásica, coetáneos de las hazañas relatadas por Homero o Virgilio, en la que los Dioses y los héroes se movían entre los mortales.

 

Algún día alguien escribirá lo que ha ocurrido y está ocurriendo en el Decano del fútbol español en nuestros días, y con la pátina de leyenda que le da a los relatos la lejanía en el tiempo, algunos reconocerán a los héroes y semidioses que ahora viven entre nosotros.

 

El trabajo de personas como Jesús Vázquez y Antonio Núñez para soportar sobre sus espaldas la base deportiva de este club en los años oscuros; su lealtad, su valentía, su inteligencia y su entrega; y su humildad ennoblecen a este escudo. Capitanes intrépidos que mostraron calma cuando más se necesitaba; mostraron enfado cuando tocó; y lideraron a sus equipos porque estos depositaron en ellos sus destinos. Capitanes junto a los cuales los océanos empequeñecen, y las travesías son un fin en sí mismas.

 

El fútbol tiene sus héroes, y uno muy importante para nosotros los recreativistas de este Recre clásico e histórico que estamos viviendo es Don Antonio Núñez. Queremos que se despida del fútbol en nuestro equipo; queremos que nos guíe de nuevo; queremos que la última camiseta que vista sea la de el Decano del fútbol español, porque sabemos que es lo que quiere, porque piensa que eso es un orgullo para él, pero sobre todo porque el Recre debe cuidar a los que le dan todo lo que tienen; porque honrar a hombres como Antonio Núñez es lo que realmente hace que los clubes se hagan grandes; porque por encima de títulos y ascensos están el honor, la humildad y el eterno agradecimiento a los nuestros. Si queremos ganar títulos y conseguir ascensos el camino es ese, hacernos grandes honrando a los Capitanes Intrépidos. Si nadie se encarga de esta tarea en el Recre nos tocará a nosotros, los aficionados de infantería, hacer que el club honre a los suyos.

 

#NuñezSeQueda

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Tercera vía (Recre)

¿Está obligado el Ayuntamiento de Huelva a vender el Recre? ¿Estaba obligado el Ayuntamiento de Huelva a vender el Recre? ¿Estará obligado el Ayuntamiento de Huelva a vender el Recre?

 

El único motivo para vender el club a una sociedad o empresa que se haga con la mayoría de acciones es económico. El Recre para sobrevivir necesita dinero extra, más allá del que sea capaz de generar con su actividad. Pagos del concurso, deudas privadas posteriores al concurso, los acuerdos de pago de estas y, sobre todo, los pagos del acuerdo alcanzado con Hacienda. Este sobrepeso no es capaz de soportarlo el Ayuntamiento de Huelva sólo.

 

Lo que no se ha estudiado en profundidad es lo que podríamos llamar “la tercera vía”. El club lleva en manos municipales dos años. En ese tiempo el propietario ha conocido mejor que nadie los problemas que soportaba y soporta la entidad y su capacidad de generar ingresos; además conoce el entorno social, político y económico de la provincia de Huelva; y lo más importante, está en una posición en la que se le presupone una capacidad de liderazgo suficiente para movilizar a los sectores necesarios para hacer que se abra una tercera vía.

 

El Ayuntamiento ha tenido dos años para haberse convertido en el punto de apoyo con el que mover el mundo. El problema es que nunca hemos visto (ni el equipo de gobierno, ni nadie) la existencia de esos dos años en el activo del club con la suficiente antelación. Solo hemos sido conscientes de ese tesoro conforme este ha ido gastándose.

 

El Ayuntamiento, si hubiese visto esa cantidad de tiempo por delante, podría haber planificado y liderado una solución que le hubiese dado estabilidad al Decano. Partiendo de la base de una expropiación más que justificada; teniendo en cuenta que soportamos como ciudad el pago de la deuda contra la masa del club; conociendo el dinero extra que va a necesitar el Recre en los próximos tres años; conocidos los pagos a arrostrar; con las características de la afición recreativista, y conocida la capacidad de generar ingresos del club; con la anticipación suficiente y el liderazgo del ayuntamiento hubiese sido posible una coordinación eficiente de los poderes políticos (ayuntamiento, Diputación y Junta), los poderes económicos de la provincia y los poderes sociales para diseñar esa tercera vía.

 

La tercera vía se basa en convertir al club en un verdadero referente de Huelva. Un proyecto en el que todos los poderes anteriores, promovidos desde el Ayuntamiento de la ciudad al unísono, hablando a la vez con todos ellos, y proponiéndoles participar en el diseño del futuro del Recre, desemboque en una entidad que gestione el club con la participación reglada (bajo unas normas escritas) de todos los agentes antes enumerados, todos ellos con un compromiso previo que asegure su participación y la supervivencia del Decano, convirtiendo a este en algo más que un simple club de fútbol.

 

Una de las bases del éxito de esta tercera vía está en la participación en el diseño de la misma de TODOS los agentes. Y no hablamos de transparencia, porque nadie se queda fuera mirando; hablamos de inclusión, porque se precisa la participación activa de todos en la sala de máquinas. Y para eso se requiere una generosidad y una valentía institucional y política enorme, tanto desde el equipo de gobierno como desde los grupos de la oposición. Y puede ser que aquí es donde hubiese jugado uno de sus papeles clave la afición; en la exigencia a los políticos de esa valentía y esa generosidad.

 

Un Recre comandado por los poderes reales de la ciudad, con unos mecanismos que permitan a la afición su participación democrática y con influencia desde las gradas hacia el palco, con conocimiento y reconocimiento de los esfuerzos económicos y políticos de todos los participantes; y con mucha altura de miras.

 

El problema es que el comburente para hacer mover este motor es el tiempo para la necesaria planificación y para alcanzar ese gran “contrato social por el Decano”, y como decía antes, cuando éramos ricos en meses, días, horas y minutos no supimos verlo.

 

El proceso de venta hoy es inevitable, pero si resultase fallido, ¿podríamos pararnos unos días a pensar de qué tiempo disponemos? Puede que realmente no lo tengamos ya; puede que sí lo tengamos y vuelva a estar lejos del alcance de nuestro entendimiento; puede que lo tengamos y lo veamos. No lo sé; pero si volviésemos a tener los bolsillos llenos de tiempo deberíamos intentar esa TERCERA VÍA. Del equipo de gobierno depende. Tienen capacidad de sobra para liderarlo.

 

No es una utopía un Recre de Huelva, solo es necesario que Huelva quiera.

N. Rojas

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario